Nuestra historia

Una vieja casona aranesa alberga este pequeño restaurante familiar y acogedor. Sus platos basados en la cocina tradicional aranesa nos ofrecen un sabor casero que es de agradecer. No hay que dejar de probar algunas de sus riquísimas sugerencias, y para terminar, nada como un buen postre casero. Sus especialidades son: olla aranesa, sopa de cebolla, ensalada de ciruelas, magret de pato al foie, caracoles en salsa picante, yogur con mermelada de flor de saúco. Este verano además, estrena una agradable terraza anexa.